Twitter

Twitter

Facebook

miércoles, 16 de noviembre de 2011

LA VIDA CON UN PROPOSITO

A veces creemos que nos damos cuenta tarde de lo que podríamos haber hecho, pero nunca es tarde para hacerlo. A veces piensas que el futuro no está en tus manos, está escrito, pero tus decisiones, esas que hacen girar tu camino, te demuestran lo contrario.
Una mirada de la persona que vive en tus sueños te hará ver que aun queda mucho por descubrir y si sabes algo de todo esto entonces no debes estar triste.
Que es lo que tanto buscas en la aprobación de los demás? Si en el silencio de un momento contigo mismo oyes que tu voz interna que te dice que todo está bien, entonces aprendiste a escuchar, porque escuchar la consciencia y no sentir angustias es lo más difícil. Es fácil oir a los demás opinar livianamente de uno y a su vez es difícil no cargar con eso.
El comienzo del viaje hacia lo desconocido nos persigue desde que nacemos y en este periodo de prueba solamente nos resta hacer lo mejor que podamos, aunque a veces sientas que el suelo desaparece bajo tus pies, no importa, siempre puedes volar.
Aunque el paisaje se achique y no puedas ver mas allá de tu nariz, siempre pasará algo que amplíe tu mirar y puedas saber que fuimos creados con un propósito, será cuando veas una flor, un color, un rostro nuevo, será cuando te veas a ti mismo.
Lo más sano es no pasar la vida buscando cuál es el fin para el cual estamos aquí, lo sabremos cuando hayamos hecho algo que haga que seamos felices, cuando tengamos paz y aprendamos a dar amor,cuando recorramos nuestro camino con la libertad de saber que somos auténticos y que podemos equivocarnos porque que no somos perfectos.

1 comentario:

  1. Y si,es común caer en la presunción apresurada de considerar que nuestras acciones son definitivas,olvidando lo ecléctico de la naturaleza humana y la constante alternancia de los hechos que se suceden tanto a nivel personal como en nuestro ecosistema existencial. Y es entonces cuando, intentando justificar las ineludibles consecuencias de nuestras decisiones, dogmatizamos convicciones prefabricadas por terceros (cuyas historias de vida y experiencias, irónicamente, difieren de las nuestras). Si no somos capaces de tolerar nuestra propia voz interior, por temor a confrontar nuestra consciencia y afrontar nuestras angustias, corremos el riesgo terminar siguiendo los designios de voluntades ajenas.

    El mundo no es solo lo que hacemos de él,sinó también como lo percibimos y decidimos encararlo. Encaminarnos al horizonte es menos intimidante si lo hacemos con humor y un espíritu apasionado, apreciando los pequeños placeres de la vida y compartiendo afectos recíprocos, siendo sinceros con nosotros mismos. Porque solo a través de nosotros mismos, de aceptar nuestros defectos y virtudes, podremos alcanzar la libertad de saber que son esas imperfecciones y excentricidades las que nos hacen ser. Y entonces aprenderemos a vivir sin intentar parecer.
    -----------
    ¿?¿?¿¿..Un humilde delire inspirado por tus palabras Clau..interpretación libre,supongo..
    En fin,quedó como salió y salió de corrido..espero sepas disculpar cualquier "detalle de pintura" en el escrito.

    Saludos y continúa por el camino de tu arcoíris.

    MARTIN

    ResponderEliminar